Gofres con Frutos Rojos

Los gofres, son como unas tortitas, crujientes por fuera y suaves por dentro. Toda una delicia cuando las probamos recién hechas y aun más, si les agregamos el acompañamiento que más nos guste, como chocolate, nata, mermelada, etc.

Los gofres o waflles, se cocinan entre dos placas calientes con forma de rejilla y cerradas hermeticamente. Esta clásica forma en las placas, ayuda distribuir el calor por igual y cocerlos de manera uniforme, dándoles el toque crujiente que tanto los caracteriza. Que estén hermeticamente cerrados en la cocción, les aporta la humedad necesaria para que sean suaves y húmedos por dentro, sin que dejen de ser crujientes por fuera.

La primera vez que tuve una wafllera, fue a los dieciocho años.  La idea de preparar mis propios gofres ¡me parecía facinante! Sin embargo, conseguir una buena receta en aquellos años, era complicado. Teníamos que aceptar la que venía con las instrucciones, lo que  conseguí con muchos intentos, fueron unas ricas tortitas con forma de gofres… Fue un poco frustrante, no entender por qué no me salían.

La llegada de una wafllera a casa, me recordó aquellos momentos. Sin embargo, fue tanta la ilusión que teníamos de hacer gofres ¡que nos pusimos manos a la obra! Con unas cuantas pruebas y una receta nueva, conseguimos hacer unos deliciosos y crujientes gofres…  Si, exactamente como los que soñaba preparar en aquellos años.

Espero se animen a probarlos y los disfruten ¡Tanto como nosotros!

Consejo:  es más fácil, incorporar las clara a punto de nieve en la mezcla, si antes Le añadimos un poco de masa a las claras. Las suavizara un poco y mantendrán mejor el aire.

Dificultad media

Raciones 5

Preparación

Le ponemos el jugo de limón a la leche, dejamos que se corte unos diez minutos.

Calentamos la waflera.

Tamizamos la harina con la levadura, añadimos la sal y reservamos.

Separamos las claras de las yemas.

Batimos las yemas con el azúcar, agregamos el aceite e incorporamos la leche.

Añadimos la harina a la mezcla anterior, mezclamos con una espátula.

Montamos las claras a punto de nieve.

Agregamos poco a poco las claras a nuestra masa, ayudandonos de una espátula junto con movimientos envolventes.

Con cucharón, ponemos un poco de masa en el centro de la waflera y cerramos.

Dejamos cocinar unos cinco minutos aproximadamente o hasta que estén crujientes por fuera y tiernos por dentro.

Servimos con un poco de frutos rojo y sirop de caramelo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s