Merenguitos con Frambuesas

Hace poco compre el libro La Ciencia de La Pastelería, de Dario Bressanini. Perfecto para los amantes de la repostería que desean ir un poco más allá y entender el por qué de las cosas.

Leyéndolo, descubrí que el famoso truco de poner una pizca de sal para montar claras a punto de nieve ayuda a que suban con más facilidad. Sin embargo, también desestabiliza el merengue, por lo que comenzará a soltar agua al poco tiempo. Antiguamente, como se tenía que hacer a mano, agregarle una pizca de sal podía ayudarnos en la dura tarea de montarlas. Esto es un tema del pasado; hoy en día, con los electrodomésticos que tenemos a la mano, la sal no es necesaria. Lo que sí se recomienda, ya que aportará más estabilidad y una mejor textura, son una gotas de limón o un poco de cremor tartaro.

Leyendo todo esto me animé a preparar unos pequeños merenguitos para así quitarme el gusanillo de hornear un poco. Para hacerlo más divertido, me animé a agregarle unas frambuesas liofilizadas para ver que tal quedaban. El resultado me encantó, ya que aportaron un sabor diferente a estos sencillos merengues.

Consejo: podemos encontrar cremor tartaro en las farmacias o en tiendas especializadas. Siempre podemos sustituirlo por un poco de limón, aunque este nos añadirá sabor a la receta.

Ingredientes

200 gr de claras de huevo

200 gr de azúcar glase o en polvo.

1/2 cucharadita de cremor tartaro o en su defecto 1 cucharadita de jugo de limón.

10 gr de frambuesas lofilizadas picadas.

Preparación

Precalentamos el horno a 90°

Ponemos las claras en un bol limpio, empezamos a batir lentamente.

Añadimos el cremor tartaro.

Cuando empiecen a aparecer burbujas por encima, comenzamos a añadir el azúcar poco a poco.

Una vez estén montadas, incorporamos las frambuesas con ayuda de una espátula, realizando movimientos envolventes.

Ponemos en una manga pastelera con una boquilla redonda (Si la boquilla tuviese otra forma, los trozos de frambuesa podrían tapar la salida)

En una placa de horno con papel sulfurizado, hacemos pequeñas torrecitas de merengue.

Llevamos al horno aproximadamente por una hora o hasta que al levantarlos veamos que no se quedan pegados.

Apagamos el horno y los dejamos reposar.

Podemos servirlos como postre en una copa de fresas con nata, eso si ahora que están listos no sabemos qué hacer con ellos 😀

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s